EEG (Electroencefalograma Convencional)

Un Electroencefalograma Convencional (EEG) es una prueba que evalúa la actividad eléctrica del cerebro. Se colocan electrodos en el cuero cabelludo para medir las corrientes eléctricas generadas por las células cerebrales. El EEG proporciona información sobre la actividad cerebral en reposo y durante diferentes estados mentales, siendo útil en el diagnóstico de condiciones neurológicas como epilepsia y trastornos del sueño. Realizado bajo la supervisión de un profesional de la salud, el EEG es una herramienta clave para evaluar la función cerebral. En casos de dificultad de cooperación, se pueden administrar sedantes.

Antes de someterte al procedimiento, es fundamental que tomes en cuenta los siguientes aspectos. Esto te ayudará a prepararte adecuadamente y seguramente obtendremos mejores resultados en tu tratamiento:

  • Debes tener el cabello limpio y seco. No te puedes aplicar gominas, lacas, aceites, acondicionadores ni cremas para peinar.
  • No es necesario que suspendas los medicamentos que tomas normalmente.
  • Es necesario que tengas privación de sueño para el examen. Puedes dormir de 10:00 pm a 3:00 am, pero no puedes volver a dormir hasta que realices el examen.
  • El día antes y durante el examen, debes evitar consumir alimentos que contengan cafeína, bebidas energizantes, chocolates u otros que te ayuden a mantenerte despierto. Por tanto, no  requieres ayuno.
  • Los pacientes con capacidad cognitiva o niños que deban realizarse este examen deberán ser programados a primera hora de la mañana siguiente al trasnocho.
  • Debes traer tu historia clínica, autorización y toda la documentación relacionada con la razón por la que se indicó el examen.
  • Debes asistir a tu examen con ropa en la que te sientas cómodo y relajado.

Es importante que conozcas lo que vamos a realizar durante el procedimiento, esto permitirá que te sientas más seguro y tranquilo:

 

Una vez terminado el procedimiento, es importante que pidas el resultado en el área de recepción.