EMG (Electromiografía)

Una Electromiografía (EMG) es un procedimiento médico que evalúa la actividad eléctrica de los músculos. Se colocan electrodos en la piel o se insertan agujas delgadas en los músculos para medir la respuesta eléctrica durante movimientos específicos. La EMG es útil para diagnosticar trastornos neuromusculares y determinar la causa de síntomas como debilidad muscular. Proporciona información detallada para un diagnóstico preciso y la planificación del tratamiento.

Antes de someterte al procedimiento, es fundamental que tomes en cuenta los siguientes aspectos. Esto te ayudará a prepararte adecuadamente y seguramente obtendremos mejores resultados en tu tratamiento:

  • Debes evitar aplicarte cremas o lociones corporales el día del examen.
  • Debes traer tu historia clínica, autorización y toda la documentación relacionada con la razón por la que se indicó el examen.
  • Se recomienda que no lleves anillos, relojes o pulseras el día del examen.
  • Debes asistir a tu examen con ropa en la que te sientas cómodo y relajado.

Es importante que conozcas lo que vamos a realizar durante el procedimiento, esto permitirá que te sientas más seguro y tranquilo:

 

Una vez terminado el procedimiento, es importante que pidas el resultado en el área de recepción.